Encuesta: la gente votaría una alternativa a la grieta, pero no la convence ningún candidato

Según un nuevo estudio nacional, crecen los que optarían por una espacio que no sea K ni de Cambiemos. Pero los nombres que se mencionan hasta ahora no lo capitalizan.

De cara a la elección presidencial del año próximo, la política argentina se encuentra en una disyuntiva pocas veces vista. Según muestran distintas mediciones, mucha gente, harta de la grieta, se manifiesta dispuesta a votar una alternativa. Pero cuando en la paleta de opciones le ponen nombres a esa tercera variante, el entusiasmo se diluye. Esta tendencia se confirma en una nueva encuesta nacional a la que accedió Clarín. Es del consultor Gustavo Córdoba & Asociados.

El trabajo incluye un relevamiento de 1.200 casos en todo el país y se presenta con un margen de error de +/- 2,83%. Las preguntas se recolectaron entre el 18 y el 21 de diciembre. Gustavo Córdoba es un consultor que hizo la mayoría de sus trabajos en la provincia que coincide con su apellido. Trabajó para el oficialismo local y también para peronistas de otras provincias. En las últimas semanas, había surgido la versión de que se incorporaría al equipo de Sergio Massa, pero el propio consultor lo negó a este diario.

En noviembre, el trabajo mensual que hace la encuestadora sorprendió porque fue uno de los que más arriba puso a Cristina Kirchner. En su sondeo de diciembre, si bien mantiene a la ex presidenta por encima de Mauricio Macri en los escenarios de primera vuelta e incluso balotaje, la parte más llamativa del estudio acaso sea la profundización del hartazgo de la grieta, pero aún sin un candidato que lo capitalice.

La última medición incluye uninforme de 27 páginas y arranca con una serie de datos que viene ponderando desde hace más de un año. Así, por ejemplo, coincide con otros estudios que muestran un leve repunte en las expectativas económicas: los que creen que el país dentro de un año estará «peor» bajan de 68,4% a 65,5%, mientras que los que consideran que estará «mejor» suben de 23,5% a 31%.

Sin embargo, vuelve a caer la imagen del Presidente: la positiva pasa de 42,3% a 36,9% y la negativa, de 54,6% a 59,9%. También se deteriora la imagen de Cristina, y quizás este sea el primero de los indicios -al menos en el trabajo del Gustavo Córdoba- del cansancio con el kirchnerismo y Cambiemos: la ex mandataria tiene 54,3% de negativa y 43,8% de positiva.

Pero cuando se pasa a los dirigentes del PJ Federal, Massa también ve cómo cae su imagen -aparece con 64,1% de negativa y 25,2% de positiva-.Sólo hay un repunte del salteño Juan Manuel Urtubey, aunque todavía con alto nivel de desconocimiento o gente que no quiere opinar sobre él: entre ambos ítems supera el 24%.

Los números electorales

A partir de la mitad del informe, Gustavo Córdoba introduce los temas electorales. Con preguntas generales, algunas originales; y otras bien puntuales. ¿La primera conclusión? «Uno de los ejes más interesantes es verificar la tendencia a cambiar un gobierno, o bien, darle continuidad. Un 55% de argentinos dicen que en el 2019 van a votar por un cambio, mientras que un 30% dice que va a votar por darle continuidad al gobierno de Mauricio Macri. Entre quienes votan al cambio, los motivos centrales son por un cambio de rumbo económico y para vivir mejor. Entre los continuistas, se destacan darle otra oportunidad y para que no vuelva el populismo».

Luego se comprueba la predisposición de los consultados a elegir una alternativa. «¿Votaría a Presidente por un espacio que no sea de Cambiemos ni kirchnerista?», pregunta la encuestadora. Un 45,7% dice que sí. «Esta es a nuestro criterio, la medida de ladesilusión de los argentinosrespecto de su actual representación política. Casi la mitad de los argentinos expresan que podrían votar una opción distinta a las que actualmente disputan el 2019″.

El estudio vuelve más adelante sobre el tema del hartazgo: «El contexto electoral aún no se ha resuelto, pero podemos verificar que, en la actualidad, se definen las tendencias más por el rechazo que por la aceptación política o ideológica». En este sentido, son más los que se manifiestan «anticambiemos» (52,5%) que los «antiperonistas» (41,4%).

Nuevamente sobre los números electorales más concretos, en este caso en el voto por espacio, aparece la contradicción con la tercera variante. Aunque en baja respecto a noviembre, entre Unidad Ciudadana y Cambiemos siguen juntando la mayoría: 64,9 puntos (33,5% los K y 31,4% los oficialistas). El Peronismo Federal figura tercero, pero con sólo 12,8%. Si bien en la medición anterior este PJ dialoguista no llegaba a 7 puntos, aún sigue lejos de los puestos de arriba.

Cuando la pregunta se hace directamente por candidato, Cristina sigue arriba de Macri. ¿Los otros? Urtubey apenas supera los dos dígitos (10,4%) y Massa, los 5 puntos (5,2%). Otras encuestas, en cambio, lo dan al líder del Frente Renovador arriba del gobernador salteño aunque siempre con número magros. El resto de las variantes a la grieta (el economista José Luis Espert, el radical Ricardo Alfonsín, Alfredo Olmedo o Néstor Pitrola) oscila entre 1 y 5 puntos.

Esta paradoja en la búsqueda de un «tercer candidato» y la poca aceptación que tiene por ahora las variantes lanzadas es la que alimenta la insistencia de algunos peronistas -y también socialistas, como el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz- en impulsar una figura de consenso, como el ex ministro de Economía Roberto Lavagna.

 

Comentarios

comentarios