La carne aumentó un 20 por ciento y seguirá una tendencia alcista

La emergencia por exceso de lluvias y el incremento de la alimentación para el ganado empujaron hacia arriba el precio. También cayó el consumo.

Cuando todavía no pueden cuantificarse las pérdidas en la ganadería producto de las inundaciones pluviales y las consecuencias que tendrá en el precio final de la carne, desde diciembre a estos días consumidores pagan entre un 20 y un 30% más por kilo según las estimaciones realizadas.

‘Se vienen dando aumentos y seguramente continuarán, fueron tres incrementos en las últimas semanas‘, señala en uno de los comercios visitados.

Consultados acerca de las razones de la suba, cuando se descargan las medias reses la información que se maneja es que por la emergencia hídrica la oferta que existe bajó considerablemente y con ello se elevó el precio a lo que agregan el incremento de la alimentación para el ganado, que cotiza en dólares.

Para lo que se viene, propietarios de los comercios aun no se animan hacer estimaciones pero la certeza es que continuará el aumento porque se acentuará la baja de la oferta, incluso algunos de los consultados señalaron que por varios días se llegó hasta el desabastecimiento por parte frigoríficos.

Vale recordar que si bien el exceso hídrico afectó al NEA y el Litoral, solamente en Chaco el gobierno provincial estima en más de un millón las cabezas que se encuentran en zonas anegadas y 6700 fueron los campos afectados y el territorio provincial fue declarado como zona de desastre agropecuario por el Ejecutivo nacional.

Lo cierto es que con los últimos incrementos, el valor más caro por kilo, la bola de lomo o “lomito” trepó hasta los 280 pesos y prácticamente ya no quedan cortes por debajo de los 100 pesos.

“Estamos evaluando incorporar algunos cortes de novillo que son algo más económicos que la ternera con la idea de adaptarnos al bolsillo de nuestros clientes, como también pedimos que el gobierno central también incorpore planes de financiación para el pago con tarjetas de crédito como tienen otros rubros”, señalaba una de las encargadas de las carnicerías recorridas.

Comprar por pieza, una opción para ahorrar

Cuando de buscar alternativas para el bolsillo se trata, una de las primeras opciones que aparece en materia de carne en la compra por pieza, que tratándose de un sector con precios variables según la calidad pero con valores de referencia, pueden representar una diferencia de hasta 100 pesos por kilo, que llevado al total teniendo en cuenta que una pieza tiene entre 5 y 7 kilos representa un ahorro importante.

En uno de los comercios, la nalga por pieza se comercializa a 155 pesos el kilo, cuando en la mayoría de las carnicerías el valor por kilogramo de ese corte ronda entre los 220 y 240 pesos.

Lo mismo ocurría con el cuadril, que se vendía a $ 139 el kilo por pieza y cuando el valor promedio por kilogramo es de 239 pesos

Comentarios

comentarios