Mons. Canecín a los peregrinos de la Cruz Gil: “Recibir a María de Itatí como propia”

Con el lema “En la Cruz Jesús nos dio a Su Madre”, monseñor Adolfo Canecín, obispo de Goya, envió un mensaje a los peregrinos y devotos de la Cruz Gil, en alusión a la fiesta pagana en honor del “Gauchito Gil”, que se celebra cada 8 de enero. Los instó a “marcar cada día con el agua bendita la cruz sobre sus cuerpos, familiares, casas y cosas, y saludar al que encuentren en el camino de la vida con un “¡Ave María Purísima, sin pecado concebida!”.

Con motivo de la fiesta pagana en honor del “Gauchito Gil”, que se celebra cada 8 de enero, monseñor Adolfo Canecín, obispo de Goya, envió un mensaje a los peregrinos y devotos de la Cruz Gil, con el lema “En la Cruz Jesús nos dio a Su Madre”.

En la carta, el prelado citó en el Evangelio según San Juan, cuando “el propio Jesús entrega a María como Madre del discípulo amado y en el a todos los hombres-varones y mujeres-de todas las épocas hasta el fin de los tiempos”.

De este modo, les propuso hacer el mismo gesto en el templo de la Santísima Cruz, “recibiendo a la Madre de Itatí como propia. De esta manera un peregrino devoto de la Cruz Gil, al regresar, ‘debe llevar a la Madre a su casa’”, expresó.

A continuación, monseñor Canecín sugirió dos gestos para poner en práctica durante el año: “Marcar cada día con el agua bendita la cruz sobre sus cuerpos, familiares, casas y cosas, y saludar al que encuentren en el camino de la vida con un “¡Ave María Purísima, sin pecado concebida!”.

El predio de la Cruz Gil aguarda la llegada de unos 250 mil peregrinos que cada año se acercan a rendir veneración al “Gauchito Gil”. Desde anoche, desde las 20:30 hasta esta madrugada cerca de las 6, se trasladó la Cruz Gil desde la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, donde se celebró la misa por los fieles difuntos.

 

Comentarios

comentarios