Causa Thiara Godoy: ¿Qué pasó? El relato de su madre

En diálogo con FM Sudoeste, Celia Torres, mamá de Thiara Catherina Godoy, la menor de 13 años que falleció entre negligencias de profesionales de la salud, después de estar internada al menos por 12 horas durante la jornada del viernes, contó su verdad pidiendo justicia.

Todo sigue siendo confusión después de la muerte de Thiara, entre el dolor y la impotencia, su madre, contó lo que les tocó pasar el viernes desde que su hija despertó en la mañana.

Esto decía Celia, «Acá estoy buscando de sacar fuerzas, buscando justicia por la muerte de mi hija Thiara.»

En principio hizo mención de una movilización que van a realizar el día miércoles, «como madre les pido que cada uno me ayude, me apoyen en esta marcha en la que vamos a pedir justicia.»

Y comenzó su relato respecto a lo sucedido en las primeras horas de la mañana del pasado viernes, «tengo un dolor inmenso, una impotencia. Eran cerca de las siete cuando salí de mi casa, mi hija se despertó y me decía ‘ma me duele la cabeza, me siento mareada’ y la llevamos al hospital.»

Fue contundente al desmentir versiones que indicaban que su hija tuvo un accidente, dijo, «quiero dejar en claro que mi hija no tuvo ningún accidente, como lo andan diciendo, nada que ver, eso es mentira.»

Continuó contando entre sollozos, «yo la llevé de mí casa por un dolor de cabeza y mareos. El doctor Ramirez la atendió y yo le pedí que la trasladaran, pedí que le hagan placas, o que le revisen la vista ya que tenia un problema días antes y llegué a pensar que los anteojos le hicieron mal.»

«Yo le decía (al doctor) que se levantó así, con mareo y dolor de cabeza, mientras hablábamos con el doctor ella empezó a empeorar, temblaba, empezó a vomitar, no aguantaba el dolor de cabeza», relató.

«El doctor me respondió que no era necesario trasladarla, esperaron los análisis y no le dio nada, le colocaron sueros, no podía respirar y pedimos oxigeno pero respondió que no era necesario.»

La desesperación empezó a tener lugar por parte de Celia cuando el cuadro empeoraba y ella misma lo notaba, contó «a ella no se le entendía, cuando hablaba no se entendía lo que ella decía, yo no podía entender cuando me decía algo.»

Ante la insistencia de la madre de Thiara «el doctor dijo que estaba bajo su vigilancia y la de los enfermeros.» Celia dijo que «ella fue empeorando, en varias ocasiones le pedí (al doctor) que la lleve a Sáenz Peña.»

«Mi hija me agarraba de la mano, me decía ‘mamá no aguanto el dolor ayudáme’. Lo único que hacían era traer inyecciones y colocárselas en el suero.»

En un momento Celia dijo que «ella (su hija) le suplicaba al doctor, vi que una ambulancia había y salió a las 11, otra ambulancia volvió a salir a las 17 pero las veces que pedí que la trasladaran respondía que no era necesario.»

Entre más detalles, cuando la situación se agravaba más, la madre de Thiara contó que, «cambió el color de la piel , de los ojos, sus manos se tensaban y los dedos se le cruzaban, la lengua la sacaba hacia afuera. Mi hija ya no me hablaba, les pedía ayuda a los enfermeros, al doctor, le revisaron los ojos pero nada más que eso.»

Agregó «Cuando llegó mi esposo, preguntó como estaba y le dije todo lo que estaba pasando. Volví a pedirle al doctor que la lleve a Sáenz Peña, le pedí que mire como estaba su color, sus labios.»

Sin especificar el horario, porque no estaba segura de qué hora era «cuando autorizó derivarla, la ambulancia no llegaba, se había ido a las 17 trasladando a una embarazada. Mis primas se ofrecieron a llevarla en auto, el doctor no quiso y respondió que si la llevaban así se iba a morir en el camino.»

Cuando se vio más complicada la situación de la niña, «recién ahí le pusieron oxígeno, mi hija no respiraba, se había muerto. El hospital estaba lleno de policías, le pegaron a mi esposo y a mi hijo, mientras mi hija estaba ahí.

En ese momento de tensión, Celia contó, «Mis primas entraron y la reanimaron, le hacían respiración boca a boca (RCP) los signos vitales volvieron y mi hija volvió a respirar, abrieron el oxígeno, mi hija luchaba por vivir. Los bomberos también estaban presentes y uno de ellos la ayudó, la subió con los enfermeros a la ambulancia, con vida. Yo la bajé con vida en la clínica de Charata.»

También detalló que cerca de 20 minutos estuvieron preparando todo al llegar, estuvo en el quirófano, después llegó un un policía, preguntó por la madre de Thiara Godoy, me pidió mis datos  y me dijo ‘le informo que su hija está en la morgue, está muerta’.»

«Un momento después, una doctora nos informó que ‘Thiara Godoy llegó muerta a la clínica’, le dije a la doctora que no mienta, yo vine en la ambulancia con ella y la trajimos con vida, nos hicieron pasar y esperar porque la llevaban al quirófano, le dije que esa puerta nunca se abrió, la doctora me dijo ‘que no le falte el respeto y no la trate de mentirosa’. Le pedí al doctor Ramírez que le diga la verdad que si mi hija llegó viva o muerta, y él le contestó que era verdad, que ella llegó viva.»

«Después la doctora dijo que no quería tener problemas, había gente de la justicia que nos informaron sobre la autopsia que se le iba a realizar, y que la doctora volvió a reiterar que no quería problemas y que para ella mi hija murió por una sobredosis.»

Celia contó sobre la marcha que estarán realizando el día miercoles pidiendo justicia por su hija, la misma tendrá lugar en calle 8 a las 16 y pidió que la acompañen en este pedido para «que salga a la luz lo que tenga que salir a la luz, que se sepa la verdad, porque no hay nada que quede oculto.»

Por otro lado y en referencia a la negligencia con que se manejaron los profesionales dijo que «nunca le dieron un diagnóstico, todo lo que hizo el doctor fue revisarla de vista, nunca ví los análisis. Lo único que dijeron era que tenía migraña. «Este hombre para mí jugó con la vida de mi hija, porque varias veces dijo que no era necesario trasladarla. Siento dolor, impotencia, solo les pido que me ayuden.»

Agregó, «estoy esperando todavía el resultado de la autopsia, debía buscar el cuerpo a las 7 de la mañana pero recién a las 12,30 la pudimos llevar porque se retrasó. Cuando pedimos los resultados nos dijeron que solo a través de un abogado podíamos saber.»

Al terminar expresó «a mi hija la mataron frente a mí.»

 

Comentarios

comentarios