Tras el cierre de La Campagnola temen la «desaparición» de la actividad frutihortícola

La empresa Arcor cerró la base productiva de La Campagnola en Mendoza y la trasladó a San Luis, lo que provocó más de 125 despidos. Crédito: Archivo

El cierre de operaciones de La campagnola en Mendoza comenzó a despertar el temor a una profundización de la crisis en el sector, que puede derivar en una seguidilla de despedidos y la «desaparición» de la actividad.

Los principales actores del rubro se muestran preocupados por el futuro de la industria frutihortícola, consideran que se trata de una «profecía cumplida» y cargan contra el Gobierno por el «descuido y desatención». No sólo la incertidumbre está puesta en lo que pueda ocurrir con los empleos en el rubro sino en toda la cadena productiva

 

Comentarios

comentarios