Llega el fin de semana e intensifican controles dentro del plan de desescalada de la cuarentena

El sábado pasado comenzó el plan de “desescalada” impulsado por el gobierno provincial pero pensado junto a intendentes del área metropolitana y de otras localidades afectadas por la pandemia.

El objetivo fue comenzar a flexibilizar actividades luego de un largo tiempo de cuarentena estricta, sobre todo en el Gran Resistencia, el aglomerado más golpeado por contagios de coronavirus.
Pero en seguida se prendieron las alarmas: el domingo se vieron muy concurridos los parques y plazas de las diferentes localidades y las autoridades se quejaron por la falta de cumplimiento de las medidas de bioseguridad, como el uso de barbijo, el distanciamiento social y no compartir mate.
Fue el propio Gustavo Martínez, intendente de Resistencia, el que se quejó por lo sucedido y afirmó: “Vamos a plantearle al gobernador volver atrás” y pidió una reunión con Capitanich para analizar la situación.
El martes se llevó adelante ese encuentro, del que también participaron los intendentes de Barranqueras, Magda Ayala; de Fontana, Patricia Rodas; y de Vilelas, Víctor Rea. También fueron parte funcionarios provinciales, como la ministra de Seguridad y el jefe de la Policía.
Tras la reunión, Martínez señaló que “estamos muy entusiasmados en poder volver a la normalidad y trabajando con la provincia para que la actividad económica retome el volumen que ha tenido siempre en Resistencia”, pero adelantó que “va a depender muchísimo de cómo actuemos como sociedad este próximo fin de semana y cómo nos comportemos en el respeto de las pautas establecidas”, adelantó.
Ese “próximo fin de semana” llegó y para poder controlar el movimiento y evitar que vuelva a pasar lo del domingo anterior la Policía lanzó un operativo de control que “objetivos prefijados”, según declaró el subjefe de la fuerza David Vega.
“Se han fijado 12 objetivos en lo que es el área del Gran Resistencia”, informó Vega, que adelantó que trabajarán en conjunto con personal de Tránsito de la Municipalidad, a la vez que remarcó que muchos vecinos aún circulan sin los permisos correspondientes.
Sobre la situación también se refirió Matías Breard, subsecretario de Tránsito de Resistencia, que fue en el mismo sentido que el intendente Martínez y afirmó que la continuación de las flexibilizaciones “va a depender mucho del comportamiento de la comunidad”. “Vamos a tratar de generar el comportamiento adecuado, el ideal, pero sin el compromiso de la comunidad no va a avanzar, necesitamos que la sociedad pueda comprometerse”, consideró.
Así las cosas, se viene un fin de semana clave en donde dependiendo de la circulación de los vecinos las autoridades decidirán si se continúa en la fase 1 de la desescalada, que en principio duraría hasta el 7 de agosto, o se vuelven a restringir actividades de esparcimiento.
Además, desde este sábado 1 de agosto vuelve a funcionar el transporte público, bajo los protocolos de seguridad correspondientes.
Se suma otro factor importante que incide en el comportamiento: el clima. Después de una semana helada, las temperaturas aumentan y tanto para el sábado como para el domingo se esperan máximas superiores a los 30ºC.
Cabe remarcar que el último reporte de contagios registró un nuevo récord de casos en la provincia, con 93 nuevas personas que contrajeron el virus. Son 632 los casos activos hasta la fecha en toda la provincia.
(Fuente: Diario Chaco)

Comentarios

comentarios