“Una condena a culpables de abuso sexual en la infancia significa algo reparatorio”, sostuvo referente de DDHH

A pocos días de que se inicie el juicio oral en la causa impulsada por Rosalía Alvarado y María Belén Duet sobre abuso sexual en la infancia y corrupción de menores durante la década del 80’, el titular de la cátedra abierta de Derechos Humanos “Carlos Alberto Zamudio” Darío Gómez, quien acompaña a las víctimas en el proceso, celebró el avance judicial pese a las trabas iniciales de intentar prescribir los hechos y sostuvo que “una víctima es una víctima para toda la vida”.

“Este lunes empieza el juicio oral que tan negado fue hasta acá, asique es un motivo casi de alegría”, manifestó Gómez en comunicación con Radio Provincia, haciendo alusión al caso que tuvo como principales acusados al ex diputado nacional Daniel Pacce y su esposa Noemí Alvarado, quien será la única juzgada ya que su esposo falleció en 2018 mientras se intentaba avanzar con el desenlace judicial que protagonizan.

“Fueron coautores los dos del matrimonio, tanto Pacce como Noemí Alvarado, no hay ninguna duda de que hay una expectativa tanto de las víctimas como de toda la sociedad que sigue de cerca a cómo se desarrolla esto”, aseguró el especialista, y agregó que tras esto “esperamos que la sentencia sea una condena”. “Estamos varias organizaciones de DDHH acompañando esta lucha titánica, realmente es admirable la militancia, la voluntad, el tesón que han puesto Rosalía y Belén en lograr obtener un poquito de justicia de un Poder Judicial que, de la primera lectura que podemos hacer, es muy patriarcal y sigue operando en función a ciertos intereses de poder, que cajoneó la causa, que la archivó, que no miró”, sostuvo.

Frente al recuerdo de aquellos obstáculos, Gómez valoró la determinación de las víctimas para hacer frente a la denuncia y destacó que “las estadísticas de casos de abuso sexual en la infancia son terribles”. “Las marcas que dejan los perpetradores en situaciones de abuso sexual en la infancia es una marca que no se termina, y que, por supuesto una condena a los culpables significa algo reparatorio”, remarcó.

Respecto al funcionamiento del Poder Judicial, el referente de DDHH señaló que “tenemos que aprender a reconocer y respetar el derecho de las víctimas a tener su tiempo de poder denunciar hechos violentos, trágicos, de abusos, lo que fuere”, y explicó que en este caso “después de muchos años Rosalía y Belén pudieron poner en palabras y pudieron denunciar, en el caso de Rosalía a sus tíos, lo que hace un agravante por el vínculo, y en el caso de Belén que, si bien no era familiar, tenían un vínculo muy estrecho, y basados en ese afecto a ellas dos y otros niños y niñas más han abusado y corrompido”.

En cuanto al accionar de las víctimas, Gómez destacó que “nos están enseñando a luchar”, y relató que ambas “siendo víctimas, lejos de reclamar su causa, han promovido la conformación de una organización de la sociedad civil que protege, recibe, ampara y abraza a todas las personas víctimas de este tipo de abuso, las orienta, las asesoran, y eso es algo encomiable”. “No sólo pelean por los suyo, sino que hicieron de ese sufrimiento, de ese dolor, un motivo para trabajar por un interés colectivo”, subrayó.

Según precisó el especialista, la causa “en un mes, mes y medio, debería estar llegando a un proceso de sentencia”, frente a la cual sostuvo que “este tribunal tiene la oportunidad que le da la historia de revertir esa imagen de Poder Judicial patriarcal”. “No se está contra nadie, sino por la Justicia, esa que fue rechazada sistemáticamente a las víctimas”, finalizó.

Comentarios

comentarios